Paneles fotovoltaicos orgánicos: La nueva delgada frontera de la energía

El desarrollo de la energía fotovoltaica orgánica (opv) puede cambiar nuestra relación con la energía del sol e Colombia juega un papel protagonista.

¿Has pensado alguna vez en una energía prêt-à-porter, para llevar contigo en el coche, en objetos y, por qué no, llevar como traje? Visiones de ciencia ficción. O tal vez no. Porque los paneles fotovoltaicos orgánicos son una de las tecnologías que, podemos apostar, revolucionarán el futuro cercano.

Paneles fotovoltaicos orgánicos:

Con OPV (siglas de Organic PhotoVoltaics ) nos referimos a una tecnología que tiene como objetivo sustituir el silicio cristalino que componen los paneles solares clásicos por polímeros y otros componentes orgánicos fotoactivos capaces de realizar la misma función, que es transformar la energía solar en electricidad. Estos, con una consistencia similar a la de una tinta y un espesor medible en micras, se pueden imprimir literalmente en una película, muy fina y flexible, para ser aplicada potencialmente sobre cualquier tipo de superficie, incluso dentro del hogar, porque pueden producir energía en condiciones de iluminación difusa con baja intensidad.

¿Por qué desarrollar paneles fotovoltaicos orgánicos?

Hay muchos motivos de interés, empezando por el ahorro de materias primas; ya que al ser muy delgados y ligeros, los fotovoltaicos orgánicos pueden cubrir inmensas extensiones.

Luego está la versatilidad: imaginémonos en un lugar donde las actuales estructuras metálicas que descansan en los techos, tienen una película simple, que se pueden aplicar en las tejas, pero también en las fachadas, en las terrazas, en los techos de los autos; cada superficie se vuelve potencialmente interesante para la producción.

Pero no termina ahí, porque incluso la función de soporte de emergencia podría resultar útil debido a que los paneles fotovoltaicos orgánicos, ligeros y flexibles, pueden transportarse como un rollo y llegar fácilmente a áreas devastadas por desastres naturales para alimentar dispositivos de emergencia ante la interrupción de líneas eléctricas normales. 

La aplicación fotovoltaica orgánica también está muy ligada al desarrollo del Internet de las Cosas (IoT) que puede permitirnos controlar de forma más capilar e incluso una producción tan extendida e insertada en los diferentes elementos arquitectónicos de un edificio. .

Cuando hablamos de energía fotovoltaica integrada y orgánica de última generación, hace referencia precisamente a lo que técnicamente se define como Building Integrated PhotoVoltaics (BIPV) y puede convertirse en un componente fundamental del edificio inteligente de cara a la máxima eficiencia energética .

¿Dónde estamos?

El punto delicado está representado por el rendimiento que sólo recientemente y a nivel experimental ha superado el 10%. Por orden de tiempo, el récord pertenece a un equipo de investigación alemán que en septiembre de este año registró un 12,6% en un área de 26 centímetros cuadrados y un 11,7% en 204 centímetros cuadrados.

Un resultado importante y casi contemporáneo al desarrollado por los investigadores del KIST (Instituto de Ciencia y Tecnología de Corea) que, nuevamente este año lograron una eficiencia de más del 9% en una superficie con pintura fotovoltaica, solidificada en una película de centímetros cuadrados.

Los valores, sin embargo, aún están lejos para pensar de inmediato en una aplicación a gran escala pero es posible un desarrollo importante como sugiere el progreso que se ha producido en los últimos años en Colombia, y esta es una excelente noticia, ya que está a la vanguardia del desarrollo de paneles fotovoltaicos orgánicos. El Centro de Investigación Eni de Renovables y Medio Ambiente de Novara, ha estado trabajando en la aplicación de nanotecnologías a la energía fotovoltaica desde 2007 y actualmente, junto con el Centro de Investigación Técnica de Finlandia, MIT, CNR y algunos institutos universitarios nacionales; es desarrollo de un proyecto basado en una secuencia optimizada de capas de material polimérico activo que luego se imprimen en película.

Estudios que ya han dado excelentes resultados como el OPV inflable o un globo inflable cubierto por paneles fotovoltaicos orgánicos muy finos que se pueden instalar fácilmente donde se requiera una electrificación rápida. Un producto que ya ha alcanzado el nivel de pre industrialización, por tanto es escalable y replicable, que encuentra su principal aplicación en situaciones de emergencia.

El proyecto fue firmado por la joven investigadora Alessandra Cominetti quien en 2018 recibió el premio para jóvenes investigadores promovido por MIT-Technology Review Italia y la Bologna Business School de la Universidad de Bolonia.

¿Reemplazará la energía fotovoltaica orgánica a las células de silicio?

La pregunta, que hemos dejado deliberadamente al final, aún no puede tener una respuesta segura. En la actualidad, es mucho más plausible que esta tecnología sea compatible con la energía fotovoltaica del 2020 con vistas a la accesibilidad y el ahorro. La energía fotovoltaica clásica y orgánica, no alternativa, sino sumada, será la palanca más importante para la transición energética .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Consultar un Asesor
¿Más información? contacta un asesor!