Agro-fotovoltaico: Condiciones y ventajas esenciales para los operadores agrícolas y energéticos

Las energías renovables y la agricultura deben tener objetivos comunes.

Operadores agrícolas y energéticos

¿Cuáles son los enfoques más correctos para beneficiar también a la comunidad local?

Con el término Agro-fotovoltaico nos referimos a un sector, no del todo nuevo, pero que todavía poco se ha extendido; el cual es caracterizado por un uso «híbrido» de la tierra agrícola entre la producción agrícola y la producción de electricidad mediante la instalación en el mismo terreno de sistemas fotovoltaicos.

Los ejemplos del pasado se han concentrado prácticamente todos en la construcción de «invernaderos fotovoltaicos » que nacen no para necesidades agrícolas, sino para crear un soporte; para que los módulos fotovoltaicos se coloquen en terrenos en los que, de lo contrario no habría sido posible instalar sistemas. Es cierto que el sector agrícola nació del empuje de los operadores energéticos y también es cierto que el problema de la ocupación de áreas agrícolas a favor de la fotovoltaica es, de hecho, un problema «virtual» a la hora de comparar las cifras.

Si evaluamos el impacto que tendría la energía fotovoltaica en los próximos diez años (desde ahora hasta 2030) se construiría íntegramente en terrenos agrícolas (una hipótesis totalmente imaginativa) podemos concluir que el problema en sí «no existe».

Veamos los números:
  • Según los datos del Ministerio Agricultura, aproximadamente 30.000 hectáreas de tierras agrícolas se abandonan cada año en Colombia
  • Si se construyeran alrededor de 10/15 GW de nuevos fotovoltaicos como se espera desde la UPME hasta 2030, se necesitarían alrededor de 15 mil hectáreas, menos de la mitad del abandono anual de la agricultura.

Sin embargo, esto no nos permite afirmar que el problema «no existe» porque, incluso sin prohibiciones explícitas, todas las administraciones locales colombianas y las grandes organizaciones agrícolas tienen una actitud de «absoluta prudencia» u oposición sustancial a la concesión del permiso de construcción de sistemas fotovoltaicos en tales tierras.

Conflictos solares

Estos son una percepción generalizada que transforma el conflicto virtual en un problema real que se traduce, al menos, en una fuerte ralentización del desarrollo de la energía fotovoltaica. Está claro que es mejor utilizar superficies distintas a la tierra agrícola, pero todos los operadores de “energía” y tomadores de decisiones políticas saben que los ambiciosos objetivos del ÚPME hasta 2030 no se pueden lograr sin una parte sustancial de nueva energía fotovoltaica construida en tierras agrícolas. La llamada «generación distribuida» que no podrá prescindir por muchos motivos de plantas «a escala de servicios públicos» que podrán ocupar nuevos terrenos ahora dedicados a la agricultura por una parte, solo si se mantienen las mismas proporciones que las instaladas, hasta ahora de unas 15/20 mil (menos del 20% de abandono anual).

Para que esto sea posible, se deben adoptar nuevos criterios de diseño de plantas, que adopten criterios y métodos de gestión completamente nuevos: estas son las técnicas y métodos del nuevo sector Agv. En otras palabras, se cree que la mayoría de las plantas de utility scale pueden encontrar el consenso de todas las partes involucradas (autoridades locales, organizaciones agrícolas y empresas de energía), solo en el desarrollo de la Agv .

Plantilla agrícola

A partir de nuestras experiencias directas, parece posible un objetivo de diez años de aproximadamente 10/12 GW de nuevas plantas acompañado de un multiplicador de al menos 6/7 veces la rentabilidad del sistema agrícola activo en la misma tierra; veamos cómo:

En primer lugar, es necesario que las metodologías Agv se apliquen preferentemente en terrenos agrícolas en pleno funcionamiento y con empresarios agrícolas comprometidos a permanecer en el campo durante los próximos años. Es cierto que se pueden «repensar» las tierras abandonadas, pero es ilusorio pensar que al menos para un gran número es fácil traer de vuelta a los operadores agrícolas a esas tierras. Esta precondición es de fundamental importancia, tanto porque, el AGV opera en una situación de convergencia de intereses entre los sectores agrarios y energéticos porque tiende a enraizar al empresario agrario en el territorio y consecuentemente reducir la tasa anual de abandono mencionado anteriormente.

Las primeras experiencias directas en proyectos a gran escala en Europa nos dicen que el enfoque Agv puede ser una solución fundamental si se siguen algunos principios:

  • La producción agrícola y la producción de energía deben utilizar la misma tierra.
  • La producción agrícola debe planificarse considerando las «economías de escala» y disponer de áreas de tamaño consiguiente.
  • Preferiblemente, se debe considerar cualquier actividad de procesamiento inicial que pueda proporcionar el «valor agregado» a las inversiones en el sector agrícola.
  • La nueva organización de producción agrícola debe ser más eficiente y rentable que la correspondiente producción «tradicional»
  • La tecnología para la producción de electricidad debe ser principalmente fotovoltaica, la cual es la más flexible y adaptable a las necesidades de la agricultura.
  • Las necesidades de agua de los nuevos cultivos deben satisfacerse principalmente mediante la recolección, almacenamiento y distribución de “agua de lluvia”.
  • La electricidad requerida debe formar parte de la energía producida por el sistema fotovoltaico instalado en el mismo terreno.
Mutación sostenible

Luego de verificar la disponibilidad de la propiedad para una transformación profunda de sus actividades agrícolas, trabajamos en estrecha colaboración con el emprendedor y junto con especialistas agrónomos, estudiamos una transformación de los cultivos que se pueden desarrollar dentro del mismo terreno ocupado por el sistema fotovoltaico. Un cambio de cultivo sin el apoyo económico de la energía fotovoltaica, no habría estado a disposición de las empresas agrícolas.

Transformar el uso de la tierra agrícola de una cosecha de diez años a una nueva generalmente lleva un tiempo largo y económicamente es exigente. En nuestro caso, por ejemplo, el nuevo cultivo seleccionado (un huerto de almendros biointensivo) requiere al menos tres años desde la siembra, antes de proporcionar un primer ingreso se requiere un cierto nivel nuevo de mecanización y automatización de procesos y, en el caso en cuestión requiere un sistema de riego eficiente y nuevas cantidades de agua.

En la elección del nuevo cultivo se tuvieron en cuenta los resultados de diversas investigaciones desarrolladas por otros operadores a nivel nacional e internacional. De estas experiencias han resultado que en los campos AGV las plantas están más protegidas de los aumentos de temperatura diurna e igualmente de las fuertes y bruscas reducciones de temperatura nocturna lo cual es otro factor determinante.

Una mayor sombra por la presencia discreta de paneles solares no parece ser un factor determinante en el crecimiento y desarrollo de la mayoría de los cultivos examinados pero, por el contrario, en algunos casos estudiados en la Universidad Americana de Oregón, se reduce la demanda de agua necesaria para los cultivos porque en algunas, y cada vez más numerosas localidades la disminución de la demanda de agua de riego es consecuencia de la semicubierta fotovoltaica, puede reducir los riesgos en la producción por el cambio climático.

No se deben pasar por alto los efectos del aumento de la humedad relativa del aire en las zonas por debajo de los módulos que, por un lado, producen efectos favorables en el crecimiento de las plantas y por otro lado reducen la temperatura media de los módulos con obvias ventajas en la conversión de electricidad. Esto es un tema que requiere especial atención en la gestión de dos actividades tradicionalmente separadas como lo son la agricultura y la producción de energía.

Actualmente un estudio se ejecuta delegando todos los aspectos no especializados del mantenimiento del sistema fotovoltaico al operador agrícola. En el futuro, las prácticas de Agv podrian surgir con obvias ventajas económicas y aseguradoras, la creación de nuevas figuras profesionales que también incorporen las responsabilidades de O&M de todos los sistemas instalados en territorios agrícolas al operador agrícola, hasta la formación de equipos reales especializados en la gestión local de todos los aspectos de un campo Agv.

Los futuros operadores agrovoltaicos son una nueva figura profesional que deben poder ser parte del proceso de mantenimiento de la planta y responsables de la producción agrícola. En conclusión, la adopción de inversiones en Agv ofrece numerosas ventajas tanto para los operadores agrícolas como para los energéticos.

Para los operadores agrícolas :
  • Encontrar los recursos financieros necesarios para la renovación y posible expansión de sus actividades
  • Multiplicar los ingresos agrícolas por un factor de 6/9
  • Tener un socio sólido y de largo plazo para protegerse de los cambios climáticos repentinos
  • Desarrollar habilidades profesionales, y nuevos servicios para el socio energético (almacenes locales de repuestos, corte de césped, lavado de módulos, presencia y seguridad in situ, etc.).
Para operadores de energía:
  • La posibilidad de realizar importantes inversiones en el sector de interés como también en campos agrícolas.
  • La adquisición, a través de un nuevo tipo de acuerdo con la empresa agrícola asociada de derechos de superficie a costos bajos y pactados.
  • La realización de efectos de mitigación del impacto en el territorio a través de sistemas agrícolas productivos y no solo de «mitigación del paisaje».
  • La reducción de los costos de mantenimiento mediante la asignación de parte de las actividades necesarias.
  • La posibilidad de una relación con las autoridades locales, que tenga en cuenta las necesidades del territorio también a través de la cualificación profesional de las nuevas figuras necesarias para la oferta de puestos de trabajo no efímeros y de larga duración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Consultar un Asesor
¿Más información? contacta un asesor!